¿Por qué dejar descansar el vino?

La razón de añejar un vino es para permitir que los sabores se integren y la aspereza del alcohol baje.